Nómadas Miembros

Las Niñas Góticas No Cantan - Capítulo 3

Disclaimer: Los personajes no son míos, sino de Stephenie Meyer. Solo la trama me pertenece.
Summary: Bella es la chica nueva del piercing en la lengua, la rara, rebelde y gótica del colegio, nadie sabe nada de ella, nadie la toma en cuenta hasta que… '¿Me creerías si te dijera que soy una cantante mundialmente famosa' ExB, AU, OoC.
N/A: Si, se que todavía esperan el cap 13 que les debo, lo tengo guardado y esperando a ser publicado, solo que he decidido editar y betear el fic. Lo que me recuerda que debo agradecer a mi beta por la ardua labor de ordenar y quitar los horrores que poseía el fic ;)
Capítulo beteado por Kiki D’ Cullen.

LAS NIÑAS GOTICAS NO CANTAN
“911: Policía”


El sonido de nuestras guitarras eléctricas inundaba todo el lugar, al igual que los gritos.
Poco a poco había visto salir a los vecinos con sus batas, babydolls, mascarillas para dormir. 
Algunos habían gritado a todo pulmón cuando vieron sus casas plagadas de tintes y papeles, pero los chicos más jóvenes gritaron por otra razón. Se habían formado en grupos por todos los alrededores de la casa y se habían quedado gozando de nuestra música, a nuestro ritmo. 
Vimos desde el techo como algunos carros se estacionaban en los alrededores y enormes grupos venían a nuestro patio.
Vivi empezó a bajar el ritmo de la guitarra y lo fue alterando los acordes hasta convertirlos en Time is Running Out, otra de las canciones de nuestro amigo Matthew.
Los vecinos detuvieron sus gritos y empezaron a moverse al ritmo de la música y luego fueron acelerándolo más y más hasta quedar saltando, bailando, haciendo slam, lo que se les ocurriera siempre y cuando fueran al ritmo. 

.::-O-::.

Había pasado casi media hora, debían ser las 11:20 pm o algo por el estilo, no nos importaba el tiempo. Cuando de la nada una brillante luz vino del cielo y nos iluminó a Vivi y a mí.
Vivi se sobresaltó, pero al poco tiempo retomó la canción que tocábamos. Nuestro público siguió bailando con orden y desorden, esta vez Uprising, pero algunos notaron la luz. 
Un helicóptero con periodistas y grabando.
Algunos se fueron y otros se quedaron, no lo tomamos en cuenta, la verdad es que estábamos muy cerca de terminar nuestro pequeño concierto.
Ignoramos a los reporteros hasta que llegó lo que esperábamos. 
La policía. 
Saltamos con más ganas sobre la azotea al tiempo que hacíamos un fuerte sonido agudo y violento con nuestras guitarras.
Los agentes de la policía se taparon los oídos al bajar de la patrulla y escuchar el fuerte sonido, pero cuando se repusieron de este salieron corriendo hacia el interior de nuestra casa.
Vivi me aviso que teníamos que despedirnos del ''pequeño grupo de gente llamado publico'' e, ignorando las vibraciones del techo corrimos por la azotea hasta llegar a la ventana por donde habíamos salido.
— ¡Oh, Santísima Mierda! —chillamos al ver a un policía frente a nosotras, obstruyendo nuestra entrada a la casa, en la ventana.
Me voltee hacia Vivi y moví mis labios en un ''actuemos rápido'', sabiendo que ella entendería, pues habíamos aprendido un poco a leer los labios.
Ella me respondió moviendo casi imperceptiblemente la cabeza, estando de acuerdo.
Tomamos impulso en un corto tiempo y arremetimos contra el policía que cayó en el suelo y en el que en un intento le había logrado arrancar la placa.
Al parecer se dio cuenta. 
Vivi y yo empezamos a correr por el ático y bajamos rápidamente por las escaleras, pasé por mi habitación, abrí la puerta, y lance la placa a quien sabe dónde.
Vivi pasó por mi lado, rebasándome, y empecé a correr nuevamente, mire atrás y vi al policía terminar de bajar agitadamente por las carreras. Nos dirigimos a la cocina y…
¡Upps!
Había un escuadrón de policía esperándonos.
Vivi me miró a los ojos y dijo. 
—Tenemos que salir de aquí con estilo —y empezamos a lanzar pequeñas risitas.
Los policías se nos acercaron, nos pusieron las esposas y nos sacaron de la casa.
Afuera toda la gente nos esperaba con saludos y saltos. Estaban alegres. Generalmente éramos muy conocidas por nuestras travesuras y grandes escándalos.
Nos habíamos salido con la nuestra.
Los paparazis se habían acercado más a la patrulla y empezaron a lanzar una lluvia de flashes casi de forma violenta.
El policía que habíamos tumbado se nos acerco y nos dijo: 
—Quedan detenidas por causar escándalos en propiedad privada, faltar el respeto y robar una placa a una agente de policía, atacar a un agente… —y siguió hablando.
Vivi y yo nos lanzamos miradas interrogantes y empezamos a reírnos escandalosamente.


¿Comentan?


Comments (0)

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu huella!
Espero verte por aqui pronto :)

Memories


¡NO AL PLAGIO!

Image and video hosting by TinyPic