Nómadas Miembros

ADAPTACIÓN: Diosa Griega - Cap 1

1

Diosa Griega
''Nos vamos a Grecia''


Bella...


Cuando estoy corriendo casi puedo sentir a mi padre a mi lado.

Ha estado fuera durante casi seis años, pero cada vez que me ato los pasadores y mis suelas tocan la pista de carreras, siento como si él estuviera allí mismo. Puedo sentirle hablándome de mi fuerza interior y cómo voy a ser una atleta de clase mundial cuando crezca.

Eso es parte de por qué me encanta correr, el por qué estoy corriendo ahora mismo, presionándome más de lo habitual para ganar esta carrera.

Esto no es sólo una carrera — es la última carrera a campo traviesa del campamento de verano de la USC (*Universidad del Sur de California). Cada ganador de esta carrera durante los últimos siete años terminó con una oferta de beca completa. Desde que la USC es la única universidad a la que he considerado asistir, pienso en ganar esta carrera.

La línea de meta está a la vista. Decenas de personas están esperando, los entrenadores e instructores del campamento, los campistas que compitieron en carreras más cortas, padres y amigos. Mientras me acerco veo a Alice y Rosalie, mis dos mejores amigas, animándome como locas. Nunca he perdido una de mis carreras.

Me estoy acercando a los treinta metros.

Veinte metros.

La victoria está garantizada. Empiezo a frenar un poco, no realmente lento, pero relajando mi cuerpo lo suficiente para dejar que comience su recuperación.

Ahí es cuando veo a mamá.

Ella está de pie con Alice y Rosalie, sonriendo como nunca la he visto sonreír, al menos no en los últimos seis años.

¿Por qué está aquí?

No es que mi mamá no venga a mis carreras, pero ella no iba a estar en esta carrera.

Se supone que está en Grecia, conociendo a la extensa familia de papá, en una gigantesca reunión familiar mientras estoy en el campamento de campo traviesa. Confía en mí, la elección entre correr ocho horas al día y pasar una semana con mi espeluznante primo Jacob no era una decisión difícil de tomar.

Estar con él una vez fue más que suficiente.

Me pregunto por qué está en casa dos días antes.

Entonces, de repente, estoy en toda la línea de meta y todo el mundo me rodea, aplaudiendo y felicitándome. Alice y Rosalie se impulsan a través de la multitud y tiran de mí en un abrazo de grupo.

"Eres una estrella" Rosalie grita.

Todo el mundo habla tan fuerte que apenas la oía.

"¿Hay algo que no puedas hacer?" Alice pregunta. "Acabas de vencer a los mejores del campo".

"¡Tú eres la mejor de la competencia!" Rosalie añade.

Solo sonrío. ¿Qué puede pedir una chica a sus mejores amigas?

La siguiente corredora cruza la línea de meta, y algunos de la gente van a felicitarla.

Ahora que no estoy completamente rodeada veo al entrenador Jack esperando para hablar conmigo. Como es mi boleto a la USC, salgo de nuestro abrazo de grupo.

"Eh, entrenador," digo, mi respiración comienza a volver a la normalidad.

"Felicitaciones, Bella", dice en su tono áspero. "Nunca he visto a nadie ganar tan decisivamente o tan fácilmente".

Sacude la cabeza, como si no pudiese imaginar cómo lo hice.

"Gracias".

Mis mejillas enrojecen. Claro, me han dicho toda mi vida que tengo un talento especial para correr, mi padre, madre y amigas, pero se siente mucho más real proviniendo del entrenador y jefe del equipo de carreras a campo de la USC. Había el rumor de que él va a entrenar al equipo olímpico que viene.

"Te estoy poniendo en la parte superior de la lista para el próximo año", dice. "Si continúas con tus clases y sigues obteniendo buenos resultados en las carreras, la beca es tuya."

"Wow, y-yo..." sacudo la cabeza, más allá de estar emocionada por estar cerca de todo lo que he querido. "Gracias, entrenador. No voy a defraudarle. "

Luego se va a hablar con los otros corredores que ahora se están acumulando a través de la línea de meta. Pasando, miro a mamá. Está justo detrás de mí, sin dejar de sonreír, y me sumerjo en sus brazos.

"Mamá," lloro cuando ella me tira en un abrazo. "Pensé que no ibas a regresar hasta el martes."

Ella me abraza fuerte. "Hemos decidido volver pronto".

"¿Hemos?" le pregunto, recostándome para mirarla.

Mamá se sonroja y me suelta. Levanta la mano a un lado, como si estuviera agarrando algo.

Me quedo sin comprender que algo, claramente masculino, una mano sujeta la suya.

"Bella", dice ella, su voz llena de entusiasmo juvenil, "hay alguien que quiero que conozcas"

Mi corazón se desploma. De repente tengo un mal presentimiento acerca de lo que va a decir. Todos los signos están ahí: se sonroja, sonríe, y hay una mano masculina. Pero aún así, no debería sacar conclusiones precipitadas. Quiero decir, mamá, no es del tipo de las que tienen citas. Ella es. . . mamá.

Ella pasa sus noches de los viernes, o bien, viendo películas conmigo o estudiando los archivos de la terapia de sus clientes. Todo por lo que ella se preocupa es por mí y su trabajo.

En ese orden. Ella no tiene tiempo para los chicos.

El tipo conectado a la mano masculina pasa al lado de mamá. "Se trata de Phil."

No tiene mal aspecto, si te gusta el tipo de hombres con cabellos encanecido en las sienes. Su piel esta un poco bronceada, haciendo su sonrisa más brillante en contraste. De hecho, parece un buen tipo. Así que en realidad, probablemente me gustaría si no fuera por el hecho de que está pegado al lado de mi mamá.

"Él y yo vamos…" risitas de mamá — ¡oh, en realidad se ríe! "Vamos a casarnos."

"¿Qué?" pregunto

"Un placer conocerte, Bella" Phil dice con un acento sutil, libera la mano de mamá y la extiende para estrechar la mía.

Le miro la mano.

Esto no puede estar pasando. Quiero decir, yo quiero ver a mamá feliz y todo, pero ¿cómo puede irse a Grecia y volver seis días más tarde con un novio? Que tan maduro es eso?

"¿Qué ustedes qué?" repito.

Cuando ve que no voy a darle la mano, Phil pone su brazo alrededor del hombro de mamá. Ella prácticamente se derrite a su costado.

"Nos vamos a casar", dice ella de nuevo, rebosante de emoción.

"La boda será en Grecia, en diciembre, pero estaremos teniendo una ceremonia civil en el ayuntamiento la próxima semana para que la abuela Marie pueda estar allí".

"El próximo fin de semana?" Estoy tan sorprendida que casi no me doy cuenta de las gigantescas implicaciones. "Espera. ¿Cómo pueden casarse fuera del país en diciembre? Voy a estar en la escuela".

Mamá desliza su brazo alrededor de la cintura de Phil, como si ella necesitara acercarse aún más a él. Lo siguiente será, ella deslizando la mano en el bolsillo trasero de sus pantalones. Ninguna niña debería tener que ver a su madre volver a comportarse como una adolescente.

"Esa es la parte más emocionante," dice mamá, su voz al borde de la histeria por la emoción. Sé al instante que no me va a gustar lo que diga. "Nos vamos a Grecia".

¡Oh, mierda!


Memories


¡NO AL PLAGIO!

Image and video hosting by TinyPic